Moving time  3 timmar 19 minuter

Tid  4 timmar 48 minuter

Koordinater 2023

Uploaded den 24 april 2019

Recorded april 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
168 m
39 m
0
3,0
5,9
11,88 km

Visad 225 gånger, ladda ned 9 gånger

i närheten av Sagunto, Valencia (España)

Arse, Saguntum, Morbyter, Murviedro o Sagunto, que de todas maneras ha sido conocida a lo largo de la historia, es el destino de hoy, propiciado por las intensas lluvias caídas durante varios días en el litoral valenciano, con sus secuelas de inundaciones en algunos puntos, y la previsible producción de abundante barro en la mayor parte de los senderos de la zona. Así que parece un buen tiempo para una ruta más histórica y cultural que de naturaleza, y Sagunto es un destino de excepción dentro de esos límites.
Lo primero que debo hacer notar es que hay varios senderos en las laderas sur y oeste del cerro sobre el que asienta el Castillo de Sagunto; aunque la regiduría de Turismo iguala en sus publicaciones al sendero ibérico con el SL-CV-42 (también conocido como Senda dels Lladres), mi impresión sobre el terreno ha sido que coincidían en buena parte del trayecto, pero había zonas donde se separaban (fundamentalmente a nivel de la muralla ibérica, continuando hasta las cercanías del Calvario); en cualquier caso la distinción no es muy importante, por cuanto es fácil identificar puntos de conexión fácil y el terreno permite pasar de uno a otro senderos sin grandes problemas. Esa diferencia entre ambos senderos es lo que explica el trazado de la ruta seguida alrededor del Castillo (que compliqué un poco más para subir a ver unas cuevas abandonadas en la falda del cerro) en la parte norte, donde muestra un trazado inferior, que es la prolongación natural del sendero ibérico, y un trazo superior, más cerca del Castillo, que estaba marcado como SL-CV-42; pueden ser partes del mismo sendero pero sobre el terreno hay diferencias en los trazados, aunque ambas partes me parecen interesantes y merecen ser recorridas.
La ruta comienza en el aparcamiento de la Estación de Sagunto, a donde se llega desde Valencia, por carretera, a través de la V-21, para pasar a la V-23, que se deja en la desviación a Sagunto, siguiendo por la N-340. A la entrada de la poblaciónn encontramos la Estación a nuestra derecha, que tiene un gran aparcamiento.
Desde aquí comenzamos a andar en dirección al pueblo, atravesando la carretera N-340 por el paso de peatones situado frente a la gasolinera de la entrada, subiendo por la calle Aben Bahri hasta llegar al primer punto de interés: la Iglesia de estilos románico y gótico primitivo de El Salvador. Su construcción fue ordenada por el mismo Jaime I, e iniciada en el siglo XIII; a pesar de las múltiples reformas y añadidos recientes, sigue siendo muy bella y merece la visita.
Desde aquí iniciamos un rápido zigzag por las estrechas calles de la antigua Morería, para llegar a la calle Vista Alegre, por la que seguiremos por la solana, hasta llegar a una zona de aparcamiento, al pie del Castillo, que constituye un buen Mirador sobre la costa y la llanura de Valencia. Aquí es donde la calle da paso al sendero dentro del circuito del SL-42. Hay varios trazos de sendero, pero seguimos el más alto, que es el que aparece marcado con las rayas verde y blanca; a la izquierda, más bajo, sigue otro sendero, no marcado, que más adelante pasa por unas casas. El sendero sigue una dirección estable mientras rodea la base de la ladera sobre la que está construida la muralla del Castillo, y continúa hasta llegar a la altura del Cementerio, cerca ya de las instalaciones de la Planta Potabilizadora. A esa altura gira a la derecha, para subir más por la ladera del cerro, acercándose aún más al pie de la muralla del Castillo y separándose mucho del otro sendero; así alcanza la zona del Tossal del Castell, a cuyo pie hay un amplio espacio llano, delimitado por una especie de muro, que me parece una antigua cantera y en el que hay aparcados varios coches; algo más abajo están las balsas de la Planta Potabilizadora. En este lugar encuentro una cisterna de agua (hay unos 30 depósitos similares en la zona del Castillo), probablemente de época romana, y poco más adelante los restos de diversas viviendas ibéricas, excavadas en la roca y sobre cuyos restos se levantaban las paredes de adobe que las completaban. Los carteles de información colocados en ambos lugares, reproducidos en las fotos, dan información muy interesante sobre ambos tipos de construcciones.
Algo más adelante encontramos un ordenado acúmulo de grandes piedras, a primera vista un muro ciclópeo, pero desde más de cerca está claro que son los restos de una Torre (de origen ibérico) al igual que la muralla que la continúa, marcando probablemente un lugar de acceso al oppidum de la antigua ciudad ibérica (llamada por entonces Arse). Estamos en la zona conocida como Tres Pouets, parte de los Altos de Anibal, y unas fotografías de hace casi un siglo reproducidas en los paneles informativos nos muestran como era la zona por ese entonces, incluyendo acúmulos de piedras redondas talladas, que se supone eran proyectiles utilizados por los cartagineses durante el asedio a Arse. Esta es la zona donde ocurrieron los hechos que dieron origen a la leyenda histórica de Sagunto; aunque ahora ya no parece que fueron exactamente como se describían en los libros de hace 60 años, sigue siendo una de las claves del devenir hispano por la antigüedad; aquí, si te paras a pensar, sigue vivo el mito, continúa la raíz, se respira la historia.
Cuando poco más adelante veo un poste que señala el Sendero Ibérico, aunque parece separarse de la ruta señalizada como SL-42, ya no hay elección. Seguimos adelante, apartándonos de las murallas del Castillo, para llegar a sitios donde sigue conservándose parte de la muralla ibérica exterior; aquí y allá llama la atención la presencia de grandes acúmulos de piedras, desordenados, pero en algunos casos con restos de tallado; ya no somos capaces de ver estructuras, salvo las descritas por la magnífica señalización del entorno, con abundantes paneles informativos, y eso abre las puertas de la imaginación, que sueña numerosas construcciones de época donde tal vez no las ha habido. ¿O si?.
Estamos en la zona del Barrio de las Balsas y el Clot del Moro, en la punta oeste del cerro del Castillo, y cuando avanzamos unos pocos metros más nos encontramos súbitamente de nuevo sobre la ciudad de Sagunto. Muy cerca identificamos el Convento de Santa Ana, la iglesia de Santa María, la Torre Medieval,... Pero a nuestra derecha hay algunas cuevas y parece que hay senderos que ascienden por la ladera. La línea del trazado del SL-42 que llevamos grabada está algo más arriba de donde nos encontramos (unos 30 metros de desnivel), así que el primer pensamiento es girar a la derecha por uno de esos senderos para subir en busca del SL. Los senderos son claramente identificables, pero la progresión está dificultada por la vegetación; aún así a medida que progresamos comenzamos a ver un cierto número de cuevas obradas, en las que la construcción de paredes y la existencia de diversos restos de enseres, e incluso ciertos trabajos ornamentales (un pequeño jardín, algunas baldosas,...), parecen demostrar sobradamente que han sido habitadas tal vez hasta no hace muchos años; de posible interés, cuando reviso el mapa del trayecto total veo que esas cuevas están justo por debajo del lugar donde hay construcciones de la época de la Guerra Civil, que muestro más adelante sobre el SL-42 (si su construcción está relacionada, no lo se). Al llegar a las últimas cuevas veo difícil seguir progresando, porque tengo una pared de roca casi vertical y la vegetación es realmente espesa, así que decido volver a bajar hasta el sendero por el que venía, continuando por el hasta llegar a las cercanías de la Torre Medieval, a corta distancia del Calvario. Aquí paso a un amplio camino empedrado que continúa hacia La Ermita del Calvario, a cuyos pies está un Via Crucis del Siglo XIX, bien conservado, al igual que los casalicios. Desde el Calvario sigo el camino que asciende hacia el Teatro Romano, por detrás de la Judería.
El Teatro está cerrado, pero puedo hacer algunas fotos desde el exterior, que permiten ver algunas de las estructuras de antaño, aunque las obras realizadas no hace muchos años han dejado secuelas imborrables, que me parecen lamentables.
Tras pasar el Teatro alcanzamos la zona de donde sale hacia la derecha el sendero (naturalmente el SL-42) que sigue hacia el Cementerio Judío, pero por ahí seguiremos a la vuelta. Ahora giramos a la izquierda, para subir en dirección a la entrada del Castillo, y por el camino veremos un montón de pequeñas cuevas en la ladera del cerro, algunas cerradas con placas metálicas sólidas y otras que tienen la tradicional imagen del candelabro de 7 brazos: son los hipogeos del Cementerio Judío.
Y ya estamos a la entrada del Castillo, donde hay una pequeña taquilla por la que se debe pasar y recoger la entrada (gratuita). Nada más entrar ya estamos en el antiguo Foro Romano, aunque la plaza reciba el nombre (en placa) de Plaza de Armas. Por detrás encontramos un edificio de corte clásico, antiguo Museo. Aquí giramos a la derecha, para seguir subiendo en dirección a la Puerta de los Agarenos, tras la cual encontraremos las Plazas de San Fernando y de los Estudiantes, así como un edificio bajo adosado a la muralla en el lado sur, que es el Antiquarium epigráfico, donde encontraremos diferentes restos de interés de las murallas y otras construcciones de época antigua. Seguimos hacia adelante, hacia la punta oeste del Castillo, para ver las fortificaciones de esa zona, mejor conservadas en general que el resto, y aglutinadas alrededor de las Plazas de la Ciudadela y del Dos de Mayo.
Al acabar la visita a esa parte del Castillo, volvemos atrás, hacia el Foro Romano, en cuyas inmediaciones vemos buen número de restos de construcciones medievales, identificadas con paneles, para ir a buscar la Puerta de Almenara, que nos da acceso a la parte Este del Castillo, ordenada alrededor de la Plaza de Almenara.
Acabada la visita, emprendemos el descenso hacia el Teatro Romano, y esta vez nos desviamos a la izquierda, por el SL-42, para visitar esta parte de las murallas, pasando por el Cementerio Judío, y llegando hasta unas construcciones de la Guerra Civil Española, situadas justo por encima de las cuevas que hemos visitado antes. Aquí decidimos dar la vuelta por el mismo sendero, para volver hacia el Calvario y dirigirnos al centro del casco antiguo. En un momento dado vemos que la ladera hasta el sendero inferior está formada por una especie de terrazas de piedra, sin vegetación ni desniveles importantes, por lo que decidimos bajar directamentepor ella, sin dar el rodeo que supondría volver por el SL-42 hasta el Teatro Romano.
Al llegar a las primeras casas bajamos por las calles Alcoy y Escuela, que nos llevan hasta la Iglesia de Santa María. Justo al llegar a ella, en la calle Sagrario, giramos a la derecha y encontramos la Casa de los Berenguer, un antiguo palacio gótico de los siglos XIV y XV, que ahora alberga el Centro de Recepción de Visitantes e Interpretación de la Ciudad, y donde se encuentran exposiciones sobre la historia de la ciudad y sus monumentos, incluyendo algunos de gran interés como el Mikvé, o Baño Judío, o restos del Templo de Diana. La visita es gratuita.
Al salir de la Casa de los Berenguer mi cámara me avisa de que he agotado la batería, y paso a hacer fotos sólo con el teléfono. Para no hacer un número exagerado de waypoints las acumulo en cada uno. El recorrido sigue por la Plaza Mayor, desde donde pasamos por la Ermita de San Roque, el Museo Histórico, La Judería, la Ermita de Santa Magdalena,, el Arco de la Judería, la Ermita de la Sangre, la Ermita de los Dolores y la Ermita de San Miguel, antes de alcanzar la Plaza Romana, donde están los restos del Convento de la Trinidad y, al otro lado de la calle Horts, la Puerta del Circo Romano. Desde aquí seguimos hacia el río, donde encontramos los restos del antiguo Puente Romano.
Volviendo a la calle Horts, buscamos los dos últimos restos romanos que deseamos ver, y no es fácil encontrarlos, porque en el Centro de Interpretación no los han señalizado correctamente. El primero es un resto de una antigua calzada romana (la Vía del Portic), que ha quedado incluida en los bajos de una construcción reciente, acristalada (por lo que se puede ver algo desde el exterior), situada entre la Plaza de la Antigua Morería y la calle Alorc; la visita interior debe ser solicitada y concertada previamente. Seguimos en busca de la calle Valencia, donde está situada la Domus dels Peixos (muy cerca de la Iglesia del Salvador), otro monumento romano que tampoco se puede visitar sin haber solicitado y concertado antes la visita. Alcanzamos la vecina Iglesia del Salvador y volvemos al lugar de aparcamiento de la Estación, donde acaba la ruta.
En conjunto una ruta de enorme interés histórico y cultural, con excelentes vistas al entorno desde los puntos altos, y con algunas zonas de sendero algo más agresivo (aunque en general fácil o muy fácil), aunque la parte final es más bien una ruta a pie por un entorno urbano. De longitud media y desnivel total acumulado ligero, creo que puede ser hecha por muchas personas, incluyendo a personas sin entrenamiento o buena forma física e incluso niños (cuidado con las zonas de mayor pendiente en el sendero y evitar los senderos laterales que acceden a las cuevas, serían mis únicas recomendaciones). No se necesita calzado muy especial (evitaría chanclas, e intentaría que la suela fuese antideslizante), ni bastones; el itinerario está expuesto constantemente al sol, por lo que la protección solar es muy recomendable, y no hay fuentes en el trayecto, por lo que se aconseja llevar agua suficiente). El senderista deportivo, que sólo quiera hacer un rato de ejercicio cardio, no encontrará aquí una ruta de gran interés; el que desee un recorrido de enorme interés cultural con una cierta dosis de actividad física, tiene aquí una excelente ruta.
En las descripciones de las fotos encontrará el lector algunos datos de interés complementario para la visita, que he preferido no consignar en este texto.
La Iglesia de El Salvador se considera la iglesia más antigua de Sagunto. Fue construida en el siglo XIII por orden de Jaime I, siendo de estilo gótico primitivo con ábside poligonal y una fachada románica. Sucesivas obras han modificado mucho su aspecto, que a pesar de todo sigue siendo muy bello.
El agua tenía enorme importancia para las ciudadelas defensivas, por eso encontramos una gran cantidad de depósitos o un acceso fácil a fuentes de agua en todos ellos. En el cerro del Castillo se ha encontrado una treintena de cisternas, datadas entre la época ibérica y la etapa moderna. Las ibéricas están excavadas en la roca, mientras las romanas están impermeabilizadas con mortero e incluso restos de cerámica. Los árabes continuaron aprovechándolas, y construyendo otras nuevas. Algunas de ellas han seguido siendo utilizadas en épocas moderna y contemporánea.
Arse, el poblado ibérico que en el siglo V a.C. se asentaba en el extremo occidental del cerro del Castillo y estaba protegida por una doble muralla defensiva. Su fundación fue atribuida por Silio Itálico a Heracles, y su importancia en el comercio entre Roma (e incluso, antes, Grecia) y la Edetania fue muy alta, en buena parte gracias al establecimiento del Grau Vell, en cuyos fondos se han encontrado restos de numerosos navíos de época griega y posterior. En el año 219 fue sitiada por Aníbal Barca, a la cabeza de un ejercito preparado para luchar con los romanos, pero que se desgastó notablemente en un asedio que duró meses, y en el que los saguntinos no recibieron ayuda de los romanos, ni tampoco de otras tribus iberas vecinas. Derrotados finalmente, dice la leyenda que los saguntinos hicieron una gran hoguera a la que se lanzaron sus habitantes, prefiriendo la muerte a su previsible destino tras la derrota. Aníbal entró finalmente en una ciudad asolada y quemada, pero había perdido tiempo, soldados y recursos en ello, y gracias a ello posiblemente perdió la Segunda Guerra Púnica cuyo comienzo se fija en este episodio. Los romanos conquistaron la ciudad siete años después, pasando a convertirse en un municipio romano (Saguntum), donde se construyó un gran Teatro Romano, un Foro y un Circo, además de muchas otras construcciones, en el marco de la reconstrucción ordenada por Publio Cornelio Escipión.
El Castillo de Sagunto ocupa la parte superior del cerro a cuyos pies se extiende la ciudad del mismo nombre, y que es la última estribación de la Sierra Calderona. Ese cerro ha sido el lugar de asentamiento de diferentes pueblos a lo largo de los siglos, pero los más antiguos (los iberos) ocuparon sobre todo la ladera suroeste, mientras los romanos parecen haber dejado la mayor parte de sus restos en la ladera noreste. Los árabes amurallan la parte superior del cerro, dentro de la cual también hay restos romanos e ibéricos, en ocasiones de gran importancia, como el Foro Romano, pero la estructura así creada tampoco es la que persiste, pues fue modificada por los cristianos tras la conquista de Sagunto por Jaime I en 1239. Durante la Guerra de la Independencia fue ocupado por tropas españolas, derrotadas por los franceses en octubre de 1811; desde entonce y hasta 1814 fue ocupado por tropas francesas, que hicieron diferentes obras de modificación y refuerzo de las defensas. En 1868 el Gobierno Provisional cambió el nombre de Murviedro, utilizado desde la época árabe, por el de Sagunto. Aquí fue donde, en 1874, el General Martínez Campos inició la Restauración Borbónica con el pronunciamiento militar que puso fin a la I República. En 1931 el Castillo fue declarado Monumento Nacional. Su enorme estructura (casi 1 km. de longitud) está dividida en 7 plazas o recintos independientes: la Plaza de Armas, la Plaza de Almenara, la Plaza de la Conejera, la Plaza de la Ciudadela, la Plaza Dos de Mayo, la Plaza de San Fernando y la Plaza de Estudiantes. Llama la atención la abundante cantidad de paneles informativos existentes en el exterior del Castillo, y la total ausencia de los mismos en su interior, que dificulta considerablemente adquirir información fiable sobre el.
En el siglo II a.C,(época de transición ibero-romana) existía en el lugar representado en las dos últimas fotos una rampa, que daba acceso a una puerta de entrada en la Muralla, protegida por una Torre ciclópea (anterior custodia de una entrada a la ciudad ibera de Arse) y por un antemural. En época árabe se abrió la gran puerta ahora visible en la Torre, con un puesto de Guardia para el control de mercancias. En el siglo XIV se ubicó en esta zona el Cementerio Judío
Mikvé, museo escénico, aljibe, muro de Diana, patio de Arcos
La Iglesia de Santa María comenzó a construirse en 1334, en estilo gótico, sobre los restos de la antigua Mezquita de Murviedro.
La Ermita de la Sangre, de estilo barroco, es (desde 1607) la sede de la Cofradía de la Purísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y el lugar donde se albergan los pasos de la Semana Santa saguntina; desde aquí salen la mayoría de los actos litúrgicos de la Semana Santa. La Judería tuvo gran importancia en la Edad Media, sobre todo porque no se permitió que se instalasen en Valencia, aunque las relaciones de los judíos de Sagunto con los conversos de Valencia siempre fueron excelentes. La antigua sinagoga estaba en la calle Vieja de la Sangre, y sobre ella se edificó la primera ermita de la Cofradía de la Sangre, que luego se traslado al emplazamiento actual.
Estos son importantes descubrimientos de época reciente. La Via Portici es un espacio formado por una calzada romana que era una de las vías de acceso a la ciudad; la longitud recuperada es de unos 60 metros, y es una buena muestra de la trama urbana de la población en época romana, con restos de viviendas, cisternas, lugares de culto,... La Domus dels Peixos, es un ejemplo de villa romana, de tipo pompeyano, con atrio y pinturas murales originales, construida en el siglo II d.C

5 kommentarer

  • luis.perecruz 2019-apr-25

    I have followed this trail  View more

    Impresionante Castillo, en un sendero facil y cargado de historia.

  • javeadeverano 2019-apr-26

    I have followed this trail  View more

    Excelente ruta, ya conocida de hace años, para un buen recorrido cultural.

  • César Argilés 2019-maj-11

    I have followed this trail  View more

    Otro paseo de atardecer primaveral...., con remate en playa del Puerto Sagunto

  • Bild av correcaminos44

    correcaminos44 2019-jun-02

    I have followed this trail  View more

    Estupenda y completa ruta por el castillo de sagunto y por su poblacion, nosotros por tiempo hemos dejado para otra ocasion la juderia.
    Gracias por compartir.-

  • Bild av eoc

    eoc 2019-jun-02

    Gracias por tu valoración. A mi me gustó mucho también.

You can or this trail