Tid  9 timmar 45 minuter

Koordinater 4608

Uploaded den 29 mars 2016

Recorded mars 2016

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1 856 m
1 098 m
0
7,4
15
29,76 km

Visad 3888 gånger, ladda ned 229 gånger

i närheten av Güéjar-Sierra, Andalucía (España)

Llamando a las puertas del cielo. Esa es la sensación personal que nos llevamos tras la realización de esta estratosférica ruta parafraseando una de las obras maestras de Bob Dylan. Quizá sea por la el angosto camino que araña los abismos del Genil aferrándose a la roca para conducirnos a los pies de nuestros particulares dioses. Quizá por sentir en cada paso la historia que preña esta tierra y sus senderos, dónde unos tan solo ven polvo y otros apreciamos memoria y grandiosidad, esas de las que anda sobrada la magnánima Vereda de la Estrella. Quizá por redimirnos en la humilde pero inmensa belleza de los viejos cortijos y tierras de labor como los del Hornillo, el Hoyo o Cabañas Viejas que salpican estás indómitas laderas en cuyos singulares robledales, los más altos de la Península Ibérica, discurre nuestro camino entre paisajes de fábula. Quizá sea porque aún perdura la apabullante sumisión percibida postrados ante los tronos de los grandes colosos de Sierra Nevada, eligiendo el enclave de la verdadera Cueva Secreta como lugar de adoración más próximo donde poder entregarnos al indiscutible magnetismo de las caras norte de Mulhacén y Alcazaba, agreste rincón donde habitan las altivas musas que tanto anhelan los montañeros nevadenses. Quizá todo se ha quedado en el camino y en nuestra memoria pero lo cierto es que al recordar algunas de las imágenes que nos ha dejado esta andanza surge dentro de nosotros de forma incontenible un estribillo: “Knock, Knock, Knocking on heaven´s door….”.
Iniciamos esta ruta en la carretera que siguiendo el antiguo trazado del tranvía de Sierra Nevada nos conduce desde Güejar Sierra al Barranco de San Juan, en un ensanche que encontramos tras pasar el Restaurante Chiquito, justo antes de llegar a un puente donde la carretera pasa al margen natural derecho del río (izquierdo en nuestro sentido de llegada al lugar).
Justo antes de cruzar el puente ya encontramos la Vereda de la Estrella a nuestra derecha.
La Vereda de la Estrella está considerada como el sendero más excepcional de toda Sierra Nevada y proporciona acceso a las cumbres más altas de esta sierra (y de la Península Ibérica, no lo olvidemos) por sus vertientes más agrestes. Esta vereda toma su nombre de las antiguas minas que se encuentran en el valle del río Genil y junto a las que pasaremos posteriormente en nuestro recorrido. Esta vereda fue abierta sobre los cortados del Genil a mediados del Siglo XIX y más tarde fue acondicionada por la compañía belga que explotaba las Minas de las Estrella, pasando de ser una vía de transporte de mineral (cobre) a lomos de caballerías a convertirse actualmente en el sendero más concurrido del Parque Nacional de Sierra Nevada.
La actividad minera de la cuenca alta del Genil se remonta a tiempos de los fenicios y los romanos. Los musulmanes también explotaron los yacimientos de hierro, cobre y serpentina y, en época nazarí una multitud de cautivos cribaban las aguas del Genil en busca de partículas de oro. Cuenta una leyenda que fueron esclavos conversos los que, con el oro encontrado en el Cerro del Sol, en Cenes, forjaron una corona para el rey de la Alhambra.
La vereda progresa ascendiendo muy suavemente por el margen natural izquierdo del río pasando por un primer puente colgante para salvar un barranquillo y posteriormente llegamos a una antigua y pequeña Central Hidroeléctrica con sus tejados de pizarra negra que se construyó en 1940 y que no se llegó a instalar. Pasaremos unos metros más adelante por otro puente colgante de mayor longitud que salva el Barranco de las Ánimas, tras el cual encontraremos las ruinas de unas bellas edificaciones que sirvieron para dar alojamiento al personal que trabajó en la presa y canal de la Central Eléctrica del Castillo en los años 40.
Tras pasar estas edificaciones llegaremos al Barranco de San Juan justo en su desembocadura en el Río Geníl. Este lugar también es conocido como la Vegueta del Caracol y era donde finalizaba el trazado del Tranvía de la Sierra. Desde aquí es donde actualmente se inicia la Vereda de la Estrella y por ello nos encontraremos paneles indicativos e informativos de la misma. Merece la pena asomarse al Puente del Caracol para disfrutar de la fuerza y la transparencia con la que las aguas del Río Genil discurren bajo el mismo.
Aquí se encuentra el límite del Parque Nacional de Sierra Nevada en el que a partir de ahora nos introducimos de lleno. La senda está bien marcada y asciende entre una frondosa arboleda donde predomina el roble durante unos 200 metros con una pendiente inicial acusada hasta un punto donde tras ganar bastante altura la pendiente se suaviza y la senda se hace prácticamente llana. Podemos observar lo espléndida que se muestra la naturaleza en estos parajes: fresnos, castaños, quejigos, encinas, robles y arces son los árboles más representativos. La vereda está bien definida y no admite dudas en cuanto a su itinerario. Discurre por unas laderas norte donde los rayos de sol no dan directamente hasta el mediodía. Esto hace que proliferen musgos, hiedras trepadoras y helechos en los bordes de la misma. La estación más aconsejable para realizar este itinerario es esta, el otoño, cuando la naturaleza muestra aquí una increíble gama de colores.
Recuperamos el aliento en este tramo llano recorriendo la zona conocida como El Arrecife, disfrutando de la espectacularidad de la angostura en la que está sumido el Río Genil entre los Tajos del Portachón en su margen natural derecho y la raspa de la Loma de las Corzas en el izquierdo.
A unos 800 metros del Barranco de San Juan, junto a tres robles nos encontraremos balizas indicativas del sendero Sulayr, sendero de gran recorrido como indican las franjas blancas y rojas de las balizas, tomándolo a nuestra derecha abandonando así momentáneamente la Vereda de la Estrella que es la que hemos seguido hasta ahora y que posteriormente retomaremos.
Seguimos pues el Sendero Sulayr en marcado ascenso hacia el sur entre un magnífico robledal y a unos 600 metros llegaremos a las Casas de la Hortichuela a las que accedemos bordeando la valla que las rodea por el Sulayr hasta entrar por la zona alta, pudiendo disfrutar de su pradera, charcas y refugio.
Seguimos el Sulayr que ahora discurre por una pista atravesando estas tierras de la Dehesa de San Juan hasta llegar tras 600 metros de pista a un cruce donde el sendero del Cortijo del Hornillo se separa del Sulayr. En este punto avanzamos brevemente unos metros por el Sulayr unos metros hacia el sur para contemplar los restos de las Canteras de Serpentina del Barranco de San Juan en activo hasta los años 60. La serpentina, en apariencia bastante vasta, una vez pulida es una piedra ornamental muy apreciada por su llamativo color verde brillante. La serpentina extraída de estas canteras luce hoy en importantísimos monumentos de nuestro país como en los Monasterios del Escorial y del Paular, las Salesas Reales, la Cartuja, la Real Cancillería y la Catedral de Granada. Desde este lugar merece la pena asomarse a contemplar el abrupto descenso del Barranco de San Juan desde las alturas así como los múltiples saltos de agua con los que salva su vertiginosa caída.
Volvemos al anterior cruce para abandonar el Sulayr y seguir el Sendero del Hornillo que en su inicio sigue por pista hasta llegar a una especie de picadero de ganado tras el cual la pista finaliza en un ensanche. Desde aquí surge un sendero que en un continuo zigzagueo remonta la Loma de las Rascas entre robles melojos y cipreses, afrontando las pendientes más considerables de esta ruta, que se ven mitigadas por la belleza del sombreado sendero y la vistas con las que nos sorprende hacia el Valle del Genil y Güejar Sierra, excusa perfecta para parar, resoplar y disfrutar del ascenso.
El sendero continúa zigzagueando hacia el este hasta llegar al Cortijo del Hoyo, o mejor dicho, los escasos restos que quedan de él, ubicados en unos idílicos prados bajo La Morra o el Puntal de las Cazoletas, repletos de corraletas y restos de lo que en su día era un terreno de labor con gran actividad agrícola sobre todo para el cultivo de centeno y de la patata copo de nieve o papa de la sierra, una variedad muy apreciada como sementera en la Vega de Granada. Podemos apreciar los hoyos donde se guardaban las papas para el invierno.
Desde aquí sale un sendero a la derecha que se dirige en ascenso hacia Haza Mesa y el Puntal de las Cazoletas pero que nosotros obviamos. Nosotros tomamos el sendero que llaneando se dirige hacia el este atravesando los barranquillos que conforman la cabecera de la Cañada de Hervía en un tramo bastante aéreo y despejado que nos sorprende con las continuas vistas frontales del Valle del Genil, la Loma de los Cuartos y del Calvario y el Pico del Cuervo y Mojón Alto con su manto blanco inmaculado.
Atravesamos el Barranco de las Tormentas, la Loma del Muerto, donde ya nos introducimos de nuevo en el robledal y donde encontramos bajo el camino la pequeña pero encantador Fuente Carmona o de las Chorreras, pequeño nacimiento de agua que se ve recogida por una pequeña teja para deleite del que busque sus frescas aguas.
Más adelante, en pleno Barranco de la Loma del Muerto nos encontraremos otra pequeña fuente junto a un muro del camino. Es el Rezume del Hornillo, de pequeño pero prácticamente inacabable caudal.
Atravesamos la Loma de la Paranza donde encontramos los restos de su antiguo cortijo tras el cual vadeamos el Arroyo de Cabañas Viejas, saliendo posteriormente de su barranco para encontrarnos una nueva bifurcación. A la izquierda se dirige un sendero en suave descenso que nos conduce a Cabañas Viejas mientras que el sendero principal que traemos continúa su ascenso hacia el este en busca de los Cortijos del Hornillo. Decidimos tomar el primero y atravesar los prados donde encontramos la preciosa Fuente de Cabañas Viejas, prácticamente seca. Más abajo llegamos a la era, el prado y la cabaña de Cabañas Viejas, otro enclave embaucador donde encontraba refugio el botánico y geógrafo austríaco Moritz Willkomm en 1844-45 mientras herborizaba la zona alta de Sierra Nevada, siendo hospedado por los lugareños siempre que lo necesitó como así reflejó en sus libros de viajes.
Desde Cabañas Viejas ascendemos en acusada pendiente hacia el sur por un senderillo que confluye algo más arriba en el Sendero del Hornillo que traíamos anteriormente. El sendero se introduce en el Robledal de Cazoletas, el robledal más alto de la Península Ibérica, de hipnótica belleza, que se incrementa súbitamente de forma exponencial cuando tras salir del bosque nos topamos con el Mirador del Hornillo, que nos brinda una inigualable panorámica de los Cortijos del Hornillo y sus praderas con el telón de fondo de la línea de altas cumbres de Sierra Nevada donde el Mulhacén y La Alcazaba imponen su verticalidad en tan paradisíaco paraje. No sin razón, para muchos este es el mejor mirador natural de toda Sierra Nevada.
Llegamos al Cortijo del Hornillo, en plena llanura donde podemos contemplar sus chozas, las tierras de labor, las paratas, su hermosísima era, la fuente,…. Si alguna vez buscamos un rincón donde perdernos éste sería sin duda el lugar ideal. Además, se ha habilitado las chozas como refugio abierto para uso y disfrute de los montañeros que deseen pernoctar en este singular enclave.
Tomamos un sendero que en suave ascenso hacia el SE y a escasos 300 metros encontramos la Balsa del Hornillo, lugar muy apreciado fotográficamente hablando por la imagen que nos muestra de las cimas de La Alcazaba y el Mulhacén reflejados en sus aguas, imagen solo alterada por el movimiento de los sapos que campan a sus anchas por este su vergel acuático.
Bajo la balsa encontraremos una fuente-abrevadero que encontramos seca tras la cual iniciamos el descenso siguiendo un sendero que tras pasar por la Acequia del Hornillo (que obviamos seguir) nos introduce en un frondoso robledal que tapiza las chorreras del Barranco del Lagarto o de Cazoletas, pasando posteriormente a descender hacia el noreste de forma más acusada pasando por el Corral Bajo de Cazoletas, zona despejada junto a una prominencia rocosa donde veremos terreno aterrazado y algunas ruinas de las viviendas donde habitaron algunos de los trabajadores de las próximas Minas de la Estrella.
Continuamos el pronunciado descenso entre robles melojos hasta confluir un poco más abajo con la Vereda de la Estrella que tomamos a la derecha para llevarnos en descenso en unos metros a las Minas de la Estrella a las que le debemos el nombre a esta vereda. Las construcciones mineras que aún perduran en este lugar y que la vereda cruza a modo de calle también eran conocidas como “La Puerta del Guarnón”. Estas fueron las minas más notorias de la vertiente del Genil, siendo los romanos los primeros en explotarlas originariamente para posteriormente continuar los árabes su aprovechamiento. Estas minas eran ricas en pirita, calcopirita y galena argentífera y fueron explotadas modernizando ya las instalaciones primarias por una compañía belga en el siglo XIX finalizando en 1890 la construcción del camino de acceso a las mismas, la Vereda de la Estrella, por el circularían a partir de ese momento carros de bueyes y mulas para el transporte del material. Su dificultosa extracción y el discontinuo rendimiento hicieron que fueran abandonadas un tiempo después, pasando a ser aprovechadas por algunas familias que aprovechaban los escasos restos de mineral que encontraban.
Seguimos la vereda que nos lleva a cruzar el Barranco del Guarnón por un gran puente piedra y madera, otro enclave único que invita a invertir tiempo en la contemplación de tan maravillosa imagen. El salvaje descenso del Guarnón proveniente de los Corrales del Veleta con la silueta de este coloso coronando la panorámica es una de las muchas estampas que nos llevamos en nuestras alforjas de la memoria. Podemos seguir con la mirada el discurrir de sus aguas hasta su desembocadura del Río Genil, marcando el punto donde este río pasa de denominarse para algunos Río Real como denominan los mapas en sus tramos iniciales al Río Genil, aunque para los lugareños todo es Río Genil, desde la Majada del Palo para abajo, sin conocer otra denominación.
Continuamos avanzando en suave ascenso remontando el cauce del Río Real o Genil y tras bordear el Rascal del Guarnón, extremo de la Loma del Lanchar, pasaremos junto a las ruinas de las Minas de la Justicia (también conocidas como Minas del Real o de Doña Berta) y tras ellas al otro lado del río nos maravilla la visión de las Cascadas del Aceral, sucesión de saltos de agua con los que nos deleita el Arroyo del Aceral en su vertical desplome hacia el río.
El sendero continúa ascendiendo y nos permite salvar las conocidas como Angosturas del Real, enclave donde el Río Real se encajona entre unos tajos que salva con una preciosa cascada mientras la blanca silueta de La Alcazaba luce de telón de fondo de este paisaje. Sencillamente inolvidable esta vista…
El sendero poco a poco suaviza bastante su inclinación mientras discurre plácidamente sobre e Valle del Real hasta llegar a la Majada del Palo o Majada del Real, lugar donde confluyen los Arroyos de Lucía, Valdecasillas y Valdeinfiernos conformando entre los tres el Río Real o Genil y donde recientemente han habilitado un estable puente de madera.
Nosotros obviamos el puente y remontamos el curso del Arroyo de Valdeinfiernos pasando por el Barranco del Rincón hasta llegar a unas corraletas y un refugio natural muy utilizados para vivaquear en la zona, siendo conocido este enclave como Cueva Secreta, aunque la verdadera Cueva Secreta no se encuentra aquí, sino en una cota más elevada por encima de esta ubicación, por lo que nos animamos a subir a visitarla. Apretamos los dientes y salvamos rápidamente los 70 metros de desnivel que subimos por el senderillo que de forma explosiva nos conduce a Cueva Secreta, la verdadera, siendo ésta una pequeña cavidad reforzada en su entrada por lascas de pizarra y que brinda un habitáculo perfectamente aislado y mucho menos transitado que la que hemos dejado abajo junto al arroyo. Las vistas desde aquí son apoteósicas, con toda la cuerda nevada de los grandes tresmiles sobre nosotros desde el Puntal de Vacares hasta el Juego de Bolos con La Alcazaba y el Mulhacén como actores principales en este inmejorable decorado montañés.
Desandamos ahora los últimos kilómetros de nuestro recorrido hasta pasar las Minas de la Estrella, tras las cuales llegamos al cruce donde retomamos la Vereda de la Estrella cuando descendimos desde el Cortijo del Hornillo. Ahora ya seguimos la Vereda de la Estrella de forma muy cómoda discurriendo siempre en el margen natural izquierdo del Río Genil y tras pasar el Barranco del Lagarto llegaremos a las Minas de la Probadora o de la Explotadora, minas ricas en hierro pero el mineral que realmente interesaba obtener era la plata y el cobre. Fueron explotadas en las décadas de los 40 y comienzos de los 50, siendo posteriormente abandonadas. Hasta aquí llegaba realmente la Vereda de la Estrella, donde podemos apreciar una amplia explanada empedrada que era el lugar donde se almacenaba y cargaba el mineral extraído de las minas de la zona.
A partir de ahora el sendero se ensancha y da muestras de lo que fue, un gran camino carretero en el que de forma casi inverosímil permitió el paso por estos abismos del Genil, cuyo rumor magnificado por la caja de resonancia que ofrecen estas paredes rocosas pone la más acertada banda sonora a los afortunados que osan disfrutar de esta vereda. Los majestuosos muros de contención del camino, auténticas obras de arte incrustadas en la sinuosidad de estos abruptos relieves permitió domesticar la naturaleza más salvaje, resultando hoy en día una auténtica gozada poder transitar por ella.
La Alcazaba se convierte en todo este tramo en la omnipresente protagonista cuando echamos la vista atrás hasta llegar al denominado como Viso de las Nortes, último recodo desde donde podemos disfrutar de la contemplación de la silueta de La Alcazaba y el Mulhacén, y que tenemos convenientemente señalizado con un panel interpretativo.
Despedimos por tanto ya la visión de las altas cumbres nevadenses y continuando por la vereda llegaremos al Vadillo, cruce de caminos donde confluimos con el sendero Sulayr proveniente de Peña Partida tras descender por la Cuesta de los Presidiarios y cruzar el Río Genil por el Puente de los Burros.
Seguimos la Vereda de la Estrella llegando justo inmediatamente después de este cruce al Puntal del Vadillo (o Puntal de Vadillo Negro), donde tenemos unas buenas vistas sobre la confluencia del Río Vadillo en el Genil y de la Loma del Calvario además de perderse la vista por todo el cauce del Genil aguas abajo en su angosto recorrido.
La vereda toma dirección oeste y pasa por los barrancos formados por el Arroyo de Cabañas Viejas y el del Barranco de la Loma del Muerto, salvando magistralmente estas tremendas hendiduras labradas por los cauces de agua en la ladera norte de la Dehesa de San Juan donde la humedad se hace patente por doquier en estas umbrías repletas de robles y castaños. Pasamos el Barranco de las Tormentas y un tramo bastante frondoso donde suele predominar el barro en el camino al haber múltiples brotes de agua en la ladera hasta que llegamos a un imponente y viejo castaño conocido como El Abuelo o a nivel local como el Castaño de la Terrera. Este castaño se erige sobre un murete de piedras construido para impedir su caída y con sus más de 20 metros de altura y sus 313 metros cuadrados de proyección de copa está catalogado como Arbol Singular de Andalucía.
La vereda continúa su suave descenso, casi inapreciable, sin cesar de mostrarnos sus vetustos muros de mampostería colgados literalmente en el desfiladero por el que el Genil nos sorprende con bellos meandros e innumerables saltos de agua que hacen echar humo a nuestras cámaras. De todos modos comentamos que es imposible plasmar en una imagen, y muchos menos con palabras, lo que estamos contemplando sumidos en este grandioso decorado natural.
A 1 km del Abuelo llegamos al Puntal de los Dinamiteros o de la Vieja, en un recodo del camino. Cuentan los viejos del lugar que hace mucho tiempo, en la época de esplendor de la minería de la zona, unos mineros mataron a un dinamitero para robarle su dinero. Los hijos de éste, enterados de quienes cometieron el asesinato, esperaron a los mineros en este lugar para despeñarlos por este impresionante tajo al Río Genil, y cobrarse así la venganza de la muerte de su padre.
A escasos 300 metros llegamos al lugar donde en el inicio abandonamos la Vereda de la Estrella y por donde el Sendero Sulayr abandona el trazado común con ésta y se dirige a La Hortichuela. Desde aquí ya solo nos quedan algo más de 2 kms para llegar al punto inicial de la ruta por el camino que trajimos en la ida pasando por el Arrecife, el Barranco de San Juan y los Puentes Colgantes, dando por finalizada así esta maravilla de ruta que por muchas veces que uno la haga con una u otra variante siempre se acaba con una sonrisa de plenitud en los labios, compartida en esta ocasión con Miguel y Fran, llenando nuestras alforjas de la memoria con imágenes increíbles difíciles de olvidar.
Waypoint

ANGOSTURAS DEL REAL

Waypoint

BARRANCO DE CABAÑAS VIEJAS

Waypoint

BARRANCO DE LA LOMA DEL MUERTO

Waypoint

BARRANCO DE LAS TORMENTAS

Waypoint

BARRANCO DE SAN JUAN

Waypoint

BARRANCO DE VALDECASILLAS

Waypoint

BARRANCO DE VALDEINFIERNO

Waypoint

BARRANCO DEL GUARNÓN

Waypoint

CANTERA DE SERPENTINA

Waypoint

CASAS DE LA HORTICHUELA

Waypoint

CASCADAS DEL ACERAL

Waypoint

CENTRAL HIDROELECTRICA

Waypoint

CHARCA DEL HORNILLO

Waypoint

CORRAL BAJO DE CAZOLETAS

Waypoint

CABAÑAS VIEJAS

Waypoint

CORTIJO DEL HOYO

Waypoint

CORTIJOS DEL HORNILLO

Waypoint

CUEVA SECRETA

Waypoint

EL ABUELO

Waypoint

EL ARRECIFE

Waypoint

FUENTE DE CABAÑAS VIEJAS

vatten

FUENTE CARMONA O DE LAS CHORRERAS

vatten

FUENTE REZUME DEL HORNILLO

Waypoint

FUENTE-ABREVADERO (Habitualmente seca)

Waypoint

LOMA DE LAS RASCAS

Waypoint

LOMA DEL MUERTO

Waypoint

MAJADA DEL PALO

Waypoint

MINAS DE LA ESTRELLA

Waypoint

MINAS DE LA JUSTICIA

Waypoint

MINAS DE LA PROBADORA O DE LA EXPLOTADORA

Waypoint

MIRADOR DEL HORNILLO

Waypoint

PUENTE COLGANTE

Waypoint

PUENTE COLGANTE DEL BARRANCO DE LAS ANIMAS

Waypoint

PUENTE DEL CARACOL

Waypoint

PUNTAL DE LOS DINAMITEROS

Waypoint

PUNTAL DE VADILLO NEGRO

Waypoint

ROBLEDAL DE CAZOLETAS

Ruin

CORTIJO DE LA PARANZA

Waypoint

SULAYR

Waypoint

VEREDA DE LA ESTRELLA

utsikt

VISO DE LAS NORTES

Waypoint

VIVAC DE CUEVA SECRETA

2 kommentarer

  • Bild av Senderismo La Trocha

    Senderismo La Trocha 2016-mar-29

    I have followed this trail  View more

    Extraordinaria y magnifica ruta la que hemos hecho. Sin duda es de lo mejor que patear por toda España.
    La explicacion y las referencias de lujo, dignas del maestro que eres, Pedro. Enhorabuen y gracias.

  • Bild av PJCastro

    PJCastro 2016-mar-29

    Gracias a ti Miguel. Un placer compartir estos rutones con gente como tú.

You can or this trail