Koordinater 108

Uploaded den 23 juni 2019

-
-
32 m
16 m
0
1,2
2,3
4,63 km

Visad 26 gånger, ladda ned 1 gånger

i närheten av Patraix, Valencia (España)

La industrialización es uno de los hitos de la historia reciente de la ciudad de Valencia, al igual que en el resto del continente europeo, pues su llegada modificó las estructuras sociales, económicas y culturales del Antiguo Régimen.
Hasta el siglo XIX, Patraix era un municipio independiente de producción agrícola, donde se representaba la esencia de la Huerta valenciana. Pero a partir de esta centuria, su morfología agraria y rural se vio alterada ante la aparición de numerosas industrias que poblaron el barrio, así como la edificación de grupos de viviendas baratas para acoger a la clase obrera y media.
Este recorrido es una propuesta de ruta a pie por el barrio de Patraix (con algunas paradas en el cercano barrio de Jesús), con tal de recorrer diversos puntos de interés que se corresponden con los vestigios del patrimonio industrial, ese patrimonio todavía minusvalorado, el cual convive todavía con vestigios de ese patrimonio más rural y agrario.
Waypoint

Plaza de Patraix

Esta plaza (también llamada antiguamente como plaza Mayor o de la Constitución) es el punto neurálgico de Patraix, su elemento urbano más característico. Su elección como inicio del itinerario se debe a que la plaza es el núcleo fundacional de la antigua población independiente y constituye un espacio público de gran valor ambiental y simbolismo, ya que se trata del lugar de encuentro y reunión de los vecinos del barrio. De hecho, en esta plaza tienen cabida multitud de eventos a lo largo del año, entre los que destacan las fiestas populares de octubre y las campanadas en fin de año delante de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Alrededor de dicha plaza se halla el casco antiguo de Patraix, con las calles históricas principales, repletas todavía de casas tradicionales propias de la arquitectura rural, que otorgan a Patraix una esencia de pueblo, lo que hace que la plaza tenga una fisionomía no muy diferente a la de siglos anteriores. De hecho, el casco antiguo de Patraix ha sobrevivido hasta nuestros días en un grado de integridad bastante llamativo, aunque con pérdidas considerables de su patrimonio histórico.
Waypoint

Viviendas del casco histórico

Seguimos el recorrido para ver algunas de las casas más antiguas de Patraix que se mantienen en pie. Estas son la nº 7, 9 y 11 de la calle Alcudia, y la 12 de la calle Marqués de Elche. Se trata de construcciones de origen bajomedieval y otras que datan de los siglos XV y XVI, todas ellas adaptadas a los usos agrícolas, construidas con muros de tapial. Los inmuebles de la calle Alcudia responden a una tipología de casas a dos manos, con una división interna de los espacios con habitaciones a cada lado, una cocina y corral. Por otro lado, en la calle Marqués de Elche se puede ver la tipología de casa con andana para la cría de gusanos de seda. Por otro lado, Patraix también estaba lleno de alquerías y casas del ámbito rural de las cuales ya no queda nada, a excepción del recuerdo por parte de los vecinos más mayores, como es el caso de la alquería de Salavert, un caserón de carácter rural construido hacia el siglo XVIII, y que se situaba al inicio de la calle al que da nombre.
Waypoint

Conjunto edificatorio dedicado a la industria del mueble y la madera

Entre las calles Alcudia, Marqués de Elche y Salavert, que es donde nos encontramos, se asentaron instalaciones industriales dedicadas a la madera y el mueble, las cuales se situaron en plena huerta, zona sin urbanizar. Es importante destacar la presencia de serrerías y fábricas en la zona, como la de José Martínez Roca. Precisamente en la calle Alcudia se conserva una casa de finales del siglo XIX que inicialmente estaba pensada para destinarse a faenas agrícolas, pero que pasó posteriormente a convertirse en el taller y tienda de muebles de Pepe Martínez, que en la actualidad se ha convertido en el negocio “La Alquería de Mara”, pues la alquería ha sido rehabilitada por su hija para seguir manteniendo este espacio con vida, tratándose de un coworking en una alquería del siglo XIX, donde diferentes creadores y artesanos exponen productos variados: muebles, decoración, moda…, además de la organización de numerosos eventos ofrecidos para la gente del barrio a lo largo del año. Pero además, la propia fábrica de Pepe Martínez, una vez desaparecido su fundador, sigue activa en la actualidad.
Waypoint

Chimeneas de Fray Mateu

Seguimos el recorrido para dirigirnos a la calle Fray Mateu en la que sobresalen sobre el paisaje sus dos chimeneas, las cuales perviven descontextualizadas tras la desaparición del complejo industrial del que formaban parte. De hecho, es poca la información que nos ha llegado de ellas. Se sabe que correspondían a unas naves adscritas a la calle Convento de Jesús, nº 11. En 1945 pertenecían a una tintorería de sedas, pero años anteriores los datos que se ofrecen no son muy esclarecedores. Ambas chimeneas son de poca estatura y mantienen las huellas del humo que en su día salía por sus boquillas. A simple vista son chimeneas muy sobrias que pueden parecer de escaso valor, pero son todo un símbolo de la industria de la zona. Al ser chimeneas de tipo industrial construidas de ladrillo antes de 1940 están protegidas por ley y declaradas como BRL. La calle en la que están situadas es un atzucac, es decir, una calle sin salida, cuyos muros están repletos de arte urbano o callejero, el cual en algunas ocasiones puede servir para “embellecer” muros vacíos, sin que esto afecte a los propios elementos industriales en cuestión.
Waypoint

La Batifora

Nos encontramos en la calle Azagador de las Monjas, donde se alza todavía en pie una de las fábricas de seda más importantes de Valencia: la Batifora, pues en ella se introdujo la primera máquina de vapor para industria en tierras valenciana, la cual empleaba el caudal de agua procedente de la acequia de Favara. Este complejo industrial, que se había instalado a finales del siglo XVIII bajo la dirección del maltés Giovanni Battista Batiffora, pasó a depender de Santiago Luis Dupuy de Lome (1818-1881), quien fue el responsable de introducir la tan emblemática máquina de vapor en 1837, elemento clave para la mecanización de los sistemas de producción, que cambiaría para siempre las formas de trabajar. Esta máquina de vapor, que había sido comprada al ingeniero Tarcot en París en 1836, le llevó a Dupuy la entrega de una medalla de oro y el nombramiento de socio de mérito por la Real Sociedad Económica de Amigos del País el 8 de diciembre de 1837. La Batifora ejemplariza a la perfección la arquitectura de la industria textil de la época, pues se trataba de una magnífica instalación de dos pisos con numerosos ventanales en la fachada, tanto en la planta baja como en el primer piso, requisito técnico para la ventilación y el aprovechamiento al máximo de la luz natural. El edificio debió inspirarse en los modelos de Gran Bretaña a principios de siglo, como la fábrica de hilatura Philip and Lee en Salford, convirtiéndose en el estereotipo de las industrias textiles, entre las cuales algunas de sus características son la sobriedad y austeridad con la ausencia de ornamentación, los huecos que dan diafanidad o la horizontalidad. Respecto a la mano de obra de esta fábrica, conviene resaltar que en su momento de máximo esplendor la Batifora fue creciendo hasta alcanzar alrededor de trescientos trabajadores, mayoritariamente mujeres procedentes de los pueblos de Picanya, Paiporta y Segorbe. De esta última población era natural, a principio del siglo XX Francisco Clausich Cardo, el último director de la fábrica. Sin lugar a dudas las mujeres asistieron a los cambios económicos y sociales propios de la industrialización. Nacían de este modo las mujeres trabajadoras, pues, aunque huelga decir que su existencia es anterior a la llegada del capitalismo industrial, es a partir del siglo XIX cuando se observa un despegue en las actividades asalariadas de estas. Sin embargo, pese a la gran innovación que supuso la máquina de vapor para la Batifora, esto no impidió que tras la irrupción de la epidemia de la pebrina en los gusanos de seda desde 1854 se diese el golpe definitivo a una industria ya en decadencia, dando lugar a la práctica desaparición de la Batifora y dando fin al cultivo de la morera. La fábrica a lo largo de su existencia ha pasado por diferentes propietarios y usos ( fue fábrica de muebles o también de maquinaria de hierro para hornos). Tras quedar abandonada, fue adquirida en el año 1999 por el Ayuntamiento de Valencia, el cual inició el proyecto de rehabilitación de su edificio para destinarlo a un nuevo uso como centro deportivo y cultural del barrio, respetando algunas de sus piezas arquitectónicas industriales, entre las que destacan el miramar las puertas de piedra picada, el miramar que antiguamente atisbaba sobre la huerta, las vigas de mobila que pueden apreciarse en la luminosa sala de exposiciones Azorín) o las columnas de fundición que fueron reaprovechadas. De esta forma se puede apreciar cómo el patrimonio industrial es el más funcional, pues su arquitectura suele constituir espacios de gran tamaño, con versatilidad y diafanidad, por lo que pueden ser fácilmente reutilizados para una gran variedad de usos. Antes de pasar al siguiente punto de interés, aprovechamos esta parada también para hacer mención a una de las creaciones de arte urbano de Patraix más recientes. En concreto se trata de una obra de Escif, uno de los grafiteros valencianos con mayor proyección nacional e internacional, que ha aprovechado un muro vacío de la calle donde se encuentra la antigua Batifora (calle Azagador de las Monjas).
Waypoint

Grupo de viviendas 'Virgen de los Desamparados'

Estas viviendas fueron construidas en un contexto algo más avanzado para dar alojamiento a las familias más empobrecidas tras la Guerra Civil, son viviendas que forman parte del patrimonio construido y de la memoria de Patraix. Las casas fueron resultado de la creación del Patronato Nuestra Señora de los Desamparados, promovido por el arzobispo de Valencia, Marcelino Olaechea y Loizaga, fundado en 1948 para poder alzar viviendas económicas, con Pablo Soler como arquitecto. Las casas desde el exterior presentan una estética sobria. En los patios interiores se situaron el grupo escolar, los zaguanes para comercios y una zona de deportes. Pero si hay algo que destaca de estas viviendas, eso la imagen de la Virgen en lo alto de su fachada y la escultura de la Virgen de los Desamparados que el grupo alberga en un camarín en la esquina de las calles Cuenca, Pío XI y Manuel Simó. Estas viviendas son muy ilustrativas para el barrio, ya que demuestran cómo el patrimonio de lo construido está íntimamente ligado al patrimonio inmaterial, pues en este caso, los vecinos de las casas se unieron tempranamente para formar una Comisión de Fiestas con el objetivo de honrar a su patrona. Desde entonces se celebran las fiestas patronales cada mes de mayo y, además, se festejan otras actividades como las oraciones en las juntas por los enfermos o fallecidos o las comidas de hermandad, claros ejemplos de que detrás algo tan cotidiano como las viviendas se pueden hallar todo tipo de tradiciones que constituyen el vínculo de unión de una comunidad.
Waypoint

Chimenea de Franco Tormo

Seguidamente pasamos a la calle Franco Tormo, donde se halla una esbelta chimenea que recuerda la serrería que acabaría dando nombre a esta calle. La “Serrería de Chapas y tableros de Franco Tormo” fue un conjunto fabril fundado en 1911 pero con sucesivas ampliaciones, y que contaba con diversas instalaciones (secadero, depósito de maderas, aserradero y fábrica de chapas). Su fundador, Franco Tormo y Tormo (1865-1941) fue un industrial nacido en Sempere (Vall d’Albaida), quien desde joven empezó a trabajar en un taller de carpintería. Entre algunos de los hitos de su biografía, se afirma que fue el primero en construir sillas de madera contrachapeada, según la moda que llegaba a Valencia desde Austria. De hecho, recibió una Medalla de Oro en la Exposición Regional de 1909 por los asientos expuestos en ella y se considera que fue el primer industrial en emplear maderas tropicales que importaba de diversos países, en especial la madera caoba de Cuba, ya que para entonces la Comunidad Valenciana era deficitaria de esta materia prima. Actualmente el lugar que ocupaba la fábrica ha pasado a ser un jardín municipal y solo ha quedado como recuerdo su chimenea. Ésta es de base cuadrada y fuste de sección octogonal, además destaca por disponer en su base de una entrada que sirvió a los trabajadores para poder ejecutar la chimenea, ya que la construcción se realizaba entrando al interior y ascendiendo a la cumbre con el uso de unas anillas.
Waypoint

Fábrica de hilaturas Gaspar Dotrés

El convento de Santa María de Jesús de Franciscanos Observantes fue fundado por la reina María, esposa de Alfonso V de Aragón, en el año 1428. En pleno contexto de liberalismo y revolución industrial tuvieron lugar las leyes desamortizadoras de 1835, de modo que el convento (sin la inclusión de la iglesia) fue vendido primeramente al industrial Santiago Dupuy (1838), quien pretendía establecer una fábrica de seda. Sin embargo, cuatro años después, Dupuy vendía el convento a Gaspar Dotrés, quien fue el responsable de la instalación de una fábrica de hilaturas, edificando nuevos muros y transformando algunas de las salas conventuales con tal de adaptarlas al nuevo uso fabril. Esta fábrica perduró hasta 1866, fecha en la que fue comprada por la Diputación de Valencia para rehabilitar el ex convento como manicomio y posteriormente como Hospital Psiquiátrico, hasta que el 16 de junio de 1989 la Diputación de Valencia abrió el nuevo manicomio de Bétera, cerrándose con ello el de Patraix-Jesús. De esta forma, las instalaciones fueron de nuevo recuperadas y adaptadas para nuevos usos, que permitieron levantar el actual Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia, así como también un colegio, un centro de salud y un parque.
Waypoint

Antigua Central Térmica 'La Valenciana'

Siguiendo el recorrido, nos desplazamos hacia la avenida Gaspar Aguilar, donde se alza verticalmente la chimenea de sección transversal circular de la antigua Central Térmica “La Valenciana”, cuya estructura es de reseñable valor arqueológico industrial. Esta antigua fábrica pasó a alojar diversas instalaciones de la Subestación Eléctrica de Patraix, cerrada y desmantelada, tras varios años de intensa lucha vecinal y que, por tanto, forma parte de la historia industrial reciente más polémica del barrio. “La Valenciana” en origen, aprovechaba los beneficios del suministro de agua de la acequia de Favara y la óptima comunicación con la ciudad mediante el Camino del Cementerio. Este edificio perteneciente a la Sociedad Valenciana de Electricidad fue construido en 1908, obra del arquitecto Vicente Rodríguez Martín, y se encargaba de suministrar electricidad a través de la quema de combustibles como el carbón o el gas-oil. La chimenea en concreto fue restaurada en el año 2003 por la empresa VASECO. Al igual que toda chimenea de ladrillo, consta de tres partes diferenciadas: base o pedestal, fuste (también se puede llamar caña o tubo) y capitel (llamado también coronamiento o remate). La base y el fuste en este caso son circulares; a mitad altura del fuste aparecen dos anillados resaltados de ladrillo, que no son frecuentes, y que quizás constituían un ornamento o formaban una base para colocar un depósito de agua. Y finalmente destaca el capitel, el cual suele aparecer más decorado, ya que es la parte más visible donde el ejecutor marca su huella más personal.
Waypoint

Grupo de viviendas 'La Emancipación'

Situado entre el Camino Viejo de Picasssent y las vías de ferrocarril a Villanueva de Castellón, y junto a la fábrica térmica “La Valenciana” se construyó el barrio de la Emancipación destinado a la clase media. Su construcción, fechada desde el 1926 (año en el que se pide su licencia) hasta el 1929 (año de su finalización), corresponde a una Cooperativa de Casas Baratas presidida por J. María Comes y proyectada por el arquitecto de Sueca Emilio Artal, reconocido higienista valenciano. Estas casas constituyen un total de veintiuna casas adosadas y pareadas de planta baja, un piso y jardín presidido de una verja, con una superficie total de 102 m2.
Waypoint

Plaza de Jesús

Antes de llegar al siguiente punto de interés industrial, nos acercaremos a esta plaza que pertenece al distrito de Jesús, pero que su actual parroquia, la de Santa María de Jesús, está integrada en el de Patraix. Este edificio religioso es la iglesia del antiguo convento de Jesús, fundado en 1428 por el religioso Fray Mateu (nombre de la calle de las dos primeras chimeneas), protegido de la reina María de Castilla, la esposa de Alfonso el Magnánimo, quien le dio la autorización para construir y establecer la orden franciscana en dicho convento. Este convento fue alzado en el lugar que ocupaba una ermita dedicada a San Cristóbal, en medio del huerto de Berenguer Minguet. En este punto se encuentra justo enfrente el mercado municipal Jesús-Patraix. Es a mediados del siglo XIX cuando empiezan a instalarse en los barrios diferentes mercados populares. En su mayoría, como el de Jesús, fueron primero puestos en la calle, para pasar en el siglo XX a ser casetas de madera. Sería en el año 1994 cuando se inauguró el actual edificio vanguardista del mercado, construido en cinco meses, con una capacidad de unos setenta puestos de venta y una gran variedad.
Waypoint

Antigua Estación de Jesús

La antigua estación de ferrocarril de Jesús, pese a estar alejada del centro urbano, estaba en relación directa con el camino de Tránsitos, vía de recorrido principal de mercancías en dirección al puerto. La estación de Jesús fue construida por la Sociedad de Carbones Minerales de Dos Aguas y del Ferrocarril del Grao a Valencia y Turís. Tal línea férrea hacia Villanueva de Castellón fue construida por tramos, siendo el primero el que iba de Valencia (cuya estación era la ubicada en Jesús) a Torrent, tramo inaugurado el 11 de noviembre de 1893. Además, en 1912 se inauguró un ramal entre la estación de Jesús y el barrio portuario de Nazaret. En las estaciones se desarrolló con mayor rigurosidad el concepto de estandarización de los modelos tipológicos. El edificio destacaba por su carácter de solidez y economía, siendo empleado para su construcción el ladrillo perfilado, material barato y resistente. El conjunto arquitectónico estaba formado por tres cuerpos o crujías en sentido del eje de la vía. Sus dependencias estaban distribuidas siguiendo los criterios de funcionalidad y racionalidad: En la planta baja del cuerpo central estaba el vestíbulo, los despachos de billetes y el de equipajes, la sala de espera de 1ª y 2 ª clase y el despacho del jefe de estación. En los laterales se distribuía la sala de espera de 3ª clase, almacenes, telégrafo y sanidad. Y en la planta superior, se hallaba la vivienda del jefe de estación y del telegrafista. En la actualidad, el edificio principal de la estación de Jesús se ha convertido en una biblioteca y un centro de actividades para personas mayores con una zona ajardinada alrededor, siendo otro claro ejemplo de rehabilitación del patrimonio industrial. Además, como recuerdo a la vieja estación y sus vías férreas, el área de descanso del actual parque se encuentra cubierto con una larga marquesina decorada con escudos cerámicos de las poblaciones en las cuales tenían parada los trenes.
Waypoint

Museo Mariner

Mariner es una empresa española fundada en 1893 por Enrique Mariner Gurrea, que pervive con más de 120 años de historia y está especializada en el diseño y la creación de lámparas y muebles de lujo, hechos a medida artesanalmente. Tal es el renombre y la historia de esta marca que en 1993 se creó el “Museo Mariner”, ubicado en el edificio social de la antigua fábrica de la calle Lladró y Mallí, en el actual barrio de Patraix. Además, ha sido galardonado como “Establecimiento Emblemático” por el Ayuntamiento de Valencia y fue incluido en el libro de Comercios Históricos de Valencia. Enrique Mariner fue un personaje emprendedor, cuyo éxito fue fulgurante y participó en algunos de los grandes eventos de su época, como la Exposición Regional de Valencia de 1909, donde obtuvo Medalla de Oro y Diploma de Mérito. Además, fue expositor fundador de la I Feria Muestrario de Valencia, así como también ocupó los cargos de diputado provincial, teniente de alcalde y vicepresidente de la Junta de Obras del Puerto. Pero si en el algo conviene destacarlo principalmente es que “fue precursor de los derechos sociales al dotar a sus empleados de un seguro a cargo de su propia empresa”. En 1915 se inició la expansión internacional de esta marca a través de la exportación a América de los primeros productos. Ya en 1918, Enrique Mariner dejaría la gerencia del negocio a sus hijos Enrique y Francisco Mariner Saurí, quienes prosiguieron con la expansión internacional. Con el estallido de la Guerra Civil en 1936, la fábrica pasó a estar controlada por los trabajadores que pertenecían a la UGT y a la CNT para destinarla a la producción de armamento. Al poco tiempo Enrique Mariner fue detenido, pues los cargos políticos que había ejercido años anteriores le hacían sospechoso. Al conocerse la detención, fue el propio comité de obreros que dirigía la empresa el que redactó una carta acreditando el comportamiento ejemplar del empresario. En esta misiva los obreros ensalzaban la preocupación de su patrón por los derechos laborales de sus trabajadores, señalando que Mariner les había otorgado, entre otros derechos, el seguro de enfermedad, que la legislación no había reconocido hasta fechas recientes. Esta carta sirvió para acreditar las buenas relaciones existentes entre Mariner y sus empleados, ya que Enrique se encargó de gestionar sus negocios con un sentido paternalista con la introducción de beneficios sociales para ganarse el favor de sus trabajadores. Una vez terminado el conflicto bélico, Mariner recuperó la normalidad poco a poco, sorteando las dificultades del momento para la industria suntuaria. Pese a ello, a partir de la segunda mitad de los años cuarenta, los pedidos se multiplicaron. Así pues, en 1946, y con motivo de la inauguración del Cine Rex de Valencia se realizó una lámpara monumental de bronce y cristal. En 1952 esta empresa realizó también la gran lámpara para la Unión Musical de Llíria, así como también las de la sede del Patriarcado Armenio de Jerusalén, las del Hotel Doral Beach de Miami y las farolas del Capitolio Estatal de Pensilvania. Y en cuanto a sus muebles, estos decoraron por ejemplo el palacio del sultán de Kelantán en Malasia o el palacio imperial de Tokyo. Mariner no solo forma parte del patrimonio industrial suntuario de Valencia (y de Patraix), sino que se trata de un patrimonio “vivo”. Su museo todavía no está difundido al público de forma amplia, pues realmente los propios vecinos desconocen su existencia. Sin embargo, su visita es clave para entender la industrialización de la zona, pues ofrece testimonios valiosos del discurrir laboral y social de la época que nos interesa, pues alberga en su interior numerosas fotografías de antiguos trabajadores, piezas emblemáticas que han supuesto hitos para la marca, carteles publicitarios, maquinaria antigua…, que permiten conocer esta empresa más que centenaria en la que muchos vecinos del barrio trabajaron.
Waypoint

Barrio obrero 'Ramón de Castro'

El grupo obrero “Ramón de Castro” fue edificado junto al Camino Viejo de Valencia a Patraix y la vía férrea de Valencia a Utiel. Dicho barrio fue proyectado por el prestigioso arquitecto modernista valenciano, José María Cortina Pérez, con obras tan conocidas como la singular “Casa de los Dragones”. En este caso, el barrio “Ramón de Castro” responde a la tipología de viviendas baratas, con un aspecto austero y sin ningún tipo de monumentalidad. Sin embargo, esto no le quita valor patrimonial, principalmente por tratarse de una barriada anterior a la promulgación de la Ley de Casas Baratas de 1911, la primera ley española sobre la vivienda de bajo coste, siendo por tanto de los primeros antecedentes de las viviendas de protección oficial (VPO). Este grupo de casas baratas formaba parte de un conjunto de cuatro asentamientos obreros llevados a cabo por la Sociedad Constructora de Casas para Obreros en Valencia, fundada en 1902 con el objetivo de fundar barriadas en el extrarradio de la ciudad con tal de acoger a la inmigración rural y a aquellas personas que carecían de una vivienda con las mínimas condiciones de higiene y salubridad. La barriada fue inaugurada por los reyes en 1910, aprovechando su visita a la Exposición Nacional. En su origen constaba de 34 casas, de las cuales quedan 18 según los planos catastrales. El grupo “Ramón de Castro” presenta las mismas características que los otros barrios ya desaparecidos que se construyeron por la misma sociedad, de forma que es un claro ejemplo de la característica del patrimonio industrial en serie y funcional. Si bien durante algunos años el barrio estuvo deteriorado y desprotegido, pues algunas de las viviendas pasaron a ser ocupadas ilegalmente por grupos marginales, hace pocos años fue reconocido como Bien de Relevancia Local. Aun así, todavía presenta cierto estado de abandono, con la presencia de elementos impropios y que de cierto modo el espectador que las observa, ante el desconocimiento de lo que representan, no las puede valorar, de ahí la necesidad de integrarlas dentro del imaginario colectivo del patrimonio de Patraix. En este punto es importante destacar el papel ejercido por la Asociación de Vecinos de Patraix, muy sensibilizado a la hora de difundir el patrimonio del barrio, e incluso con un proyecto para convertir “Ramón de Castro” en un barrio de artesanos donde se muestren los oficios tradicionales valencianos.
Waypoint

Bar Patraix (Antiguo Casino Republicano)

Finalmente, terminaremos el recorrido en el mismo punto donde lo empezamos, en la Plaza de Patraix, dirigiéndonos en concreto al actual Bar Patraix, que ocupa uno de los edificios más singulares, ya que fue sede del Ayuntamiento de Patraix mientras que fue municipio independiente, para posteriormente convertirse en el blasquista Club Republicano de la Fusión (posteriormente rebautizado con el nombre de Casino Republicano Radical Autónomo).

Kommentarer

    You can or this trail